domingo, 19 de marzo de 2017

Continúa la Primavera Republicana en Los Pedroches con una ruta guiada por las trincheras de la Loma de Buenavista

Más de 40 personas asistieron, en una soleada mañana del domingo, a la ruta de senderismo que contó con las explicaciones del historiador y profesor Manuel Vacas Dueñas   
La mañana prometía y las expectativas se cumplieron con creces. Más de cuarenta personas se daban cita en la mañana del domingo 19 de marzo en los aledaños de la piscina municipal de Pozoblanco para asistir a la ruta de senderismo guiada por las trincheras de la Loma de Buenavista y que contó con las acertadas explicaciones del historiador y profesor Manuel Vacas Dueñas.
En vehículos particulares, la singular caravana se desplazó hasta el kilómetro 24 de la sinuosa carretera de Villaharta, histórica carretera que hace ahora 80 años contempló uno de los episodios más importantes de la reciente historia de Pozoblanco y Los Pedroches como fue la Batalla de Pozoblanco y la posterior contraofensiva republicana, que estabilizó ya el frente en esta zona, con pocas variaciones, hasta el final de la contienda.
Recorriendo o avistado lugares ya míticos del acervo popular de la comarca, como el río Cuzna, la Venta de la Maña, Peña Águila o la Chimorra, se llegaba a la pista que cruza, a la izquierda de la carretera, la cuerda de Buenavista hasta Peña Águila, con sus impresionantes vistas tanto al norte como al sur de la sierra de Pozoblanco.
El frente norte de esta cuerda es donde mayoritariamente se encuentran las trincheras que construyeron y ocuparon, la mayor parte del tiempo, las tropas franquistas, y de las que quedan importantes restos que, de ser puestos en valor, supondrían sumar un atractivo más a la singular oferta paisajística y cultural que ofrecen Los Pedroches.
El historiador Manuel Vacas, con las impresionantes vistas que se abren hacia el norte de la loma, fue explicando el desarrollo del avance de las tropas franquistas hacia Pozoblanco desde el Guadiato por las carreteras de Peñarroya y Villaharta hasta desembocar en la noche del 17 al 18 de marzo de 1937, en “la noche más larga” de Pozoblanco, cuando la localidad fue evacuada ante el empuje de las tropas rebeldes solo defendida por las milicias republicanas al mando de Pérez Salas. 
Manuel Vacas explicó a los asistentes la distinta tipología en la construcción de las trincheras de los ejércitos republicano y franquista y cómo la diferencia entre un ejército profesional como el sublevado y otro, formado en su mayoría por voluntarios, como era el leal a la República, marcaba las diferencias a favor de los franquistas, siendo las trincheras de estos más efectivas al estar mejor camufladas y comunicadas para ser evacuadas.
El frente se estabilizó después de la Batalla de Pozoblanco y, tras la posterior ofensiva republicana en marzo-abril del 37, que rechazó a las tropas de Queipo de Llano hasta casi Villaharta, poco se movería hasta el final de la guerra en el 39. Vacas se refirió entonces a la vida cotidiana en las trincheras, con las penalidades que sufrían los soldados; los miedos ante cualquier movimiento extraño; el sistema con latas, cencerros o cascabeles puestos en las alambradas que protegían las trincheras para detectar los movimientos del enemigo; los muertos por el “fuego amigo”; los problemas para enterrar a los muertos a los que sepultaba, cuando se podía, con una botella en la que se introducía su nombre en un papel para que pudieran ser después reconocidos; la tremenda carnicería que se produjo en torno al pico de La Chimorra… y en fin, todos los horrores que se producen en una guerra.
Pero también se citaron otras historias más amables como los encuentros esporádicos pero regulados, de espaldas siempre a los mandos, de soldados de los bandos enfrentados en territorio neutral, entre ambas líneas de trincheras, para preguntar por la situación de los familiares que se encontraban en el otro bando, el intercambio de tabaco o de papel de fumar, de comida… en fin la vida cotidiana de los que sufrieron directamente los horrores de la guerra.
En resumen, un día completo en el que también hubo tiempo para comentar entre los asistentes las distintas experiencias de familiares y antepasados en la Guerra Civil y postguerra, para conocer el siempre sorprendente paisaje de Los Pedroches o para visitar, también, las trincheras del Cuzna, conocidas como la de la 52 Brigada Mixta.
Nuevo éxito de asistencia en esta Primavera Republicana de Los Pedroches que está organizando la asociación Los Pedroches por la República. Ciclo que continúa el próximo jueves 23 de marzo con la conferencia que bajo el título de ‘Represión franquista de la mujer en la provincia de Córdoba’ ofrecerá la historiadora y profesora Carmen Jiménez Aguilera a las 20 horas en la Biblioteca Municipal de Pozoblanco.
Os esperamos a tod@s.
¡Salud y República!